ENFERMEDAD DE LAS ENCÍAS


¿Qué son las enfermedades en las encías?

Enfermedad de las encías es una inflamación de las encías que puede progresar hasta afectar el hueso que rodea y soporta los dientes. Las tres etapas de la enfermedad de las encías – de menor a mayor severidad, son: gingivitis, periodontitis y periodontitis avanzada.

Signos y Síntomas

La enfermedad de las encías puede ser indolora, por esto es importante estar alerta a cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Sangrado de las encías con el cepillado
  • Hinchazón, encías rojas o tiernas
  • Encías que se retraen o se alejan de los dientes
  • Mal aliento persistente o mal sabor en la boca
  • Dientes sueltos
  • Un cambio en la forma de unión de los dientes
  • Pus visible que rodea los dientes y las encías
  • Un cambio en el ajuste de dentaduras parciales
  • Dolor agudo o sordo al masticar los alimentos
  • Sensibilidad dental

Causa

El origen principal son las bacterias que causan la placa, originan la enfermedad de las encías. Si no se elimina la placa puede endurecerse y convertirse en sarro (cálculo). El cepillado o uso del hilo dental no puede eliminar el sarro; un profesional dental (odontólogo) tendrá que llevar a cabo una limpieza dental para quitarla.

Diagnóstico

El cuidado diario unido a un diagnóstico temprano de los posibles problemas asociado a la placa, impedirá que las bacterias puedan infectar las encías y los dientes y, finalmente, el tejido de las encías y el hueso que soporta los dientes. Si la infección prosigue, hay tres etapas de la enfermedad de las encías:

  • Gingivitis – Esta es la etapa más temprana de la enfermedad de las encías. Es la inflamación de las encías, causada por la acumulación de placa dental en la línea de las encías. Es característico el enrojecimiento acompañado de hinchazón de las encías, también es común un poco de sangrado durante el cepillado. Puede ser revertida en la etapa temprana de esta enfermedad de las encías ya que el hueso y el tejido que sostiene los dientes en su lugar todavía no se ven afectados.
  • Periodontitis – En esta etapa, el hueso de soporte y las fibras que sostienen los dientes en su lugar están irreversiblemente dañados. Las encías comienzan a formar una bolsa por debajo de la línea de las encías, que aumenta la penetración y el crecimiento de la placa por debajo de la línea de las encías. Es esencial prevenir más daños mediante una mejora de la higiene bucal personal, pero en esta etapa ya se requiere terapia periodontal profesional.
  • Periodontitis Avanzada – En esta etapa más avanzada de la enfermedad de las encías las fibras y el hueso de los dientes se destruyen lo que puede causar que los dientes se desplacen o se aflojen. Esto puede afectar a su mordida y cómo comer y comunicarse. Si la terapia periodontal agresiva no puede salvarlos, el diente puede necesitar ser removido por un especialista. Su dentista le proporcionará opciones de reparación si los dientes se eliminan debido a la enfermedad periodontal.

Prevención

El cepillado correcto y el hilo dental son la mejor opción para mantener a raya la placa, que es el origen de todos estos problemas. El uso de una crema dental con antibacterial o enjuague bucal puede matar las bacterias y reducir la cantidad de placa en la boca. Extracción de la placa dental es la clave para prevenir la enfermedad de las encías y la mejora de la salud oral.

Tratamiento

Limpieza profesional por su dentista o higienista dental es la única manera de remover la placa que se ha construido y endurecido como tártaro. Mediante la programación de chequeos regulares – dos veces al año – La enfermedad de las encías puede ser tratada en su etapa temprana antes de que derive a una condición mucho más seria.

Si la enfermedad de las encías está más avanzada, y llega a la raíz se puede realizar tratamiento para tratar las bolsas periodontales enfermas y la infección de las encías. Un higienista dental utiliza un dispositivo de raspado ultrasónico para eliminar la placa, el sarro y los restos de comida por encima y por debajo de la línea de las encías, y la escala manual de las superficies de los dientes y de la raíz para que sean suaves y libres de enfermedades. Los tratamientos con láser también se utilizan a veces para quitar los depósitos de sarro. Si las bolsas periodontales si están a más de 5 milímetros de profundidad, es decir, si usted tiene periodontitis moderada a severa, la cirugía de colgajo gingival puede ser realizada por un periodoncista para reducir las bolsas periodontales, así como injerto óseo para restaurar el hueso perdido.

Condiciones Relacionadas

De acuerdo con Centers for Disease Control and Prevention (CDC), los investigadores han descubierto posibles asociaciones entre la enfermedad de las encías y otros problemas graves de salud. Si usted tiene diabetes, por ejemplo, usted está en mayor riesgo de desarrollar infecciones, como la enfermedad periodontal. El CDC informa que la enfermedad de las encías puede estar relacionada con el daño a otras partes del cuerpo. Estudios de investigación publicados recientes sugieren una asociación entre las infecciones orales y las enfermedades como la diabetes, como se mencionó anteriormente, las enfermedades del corazón y derrame cerebral. La investigación adicional se lleva a cabo para examinar estas conexiones.

¿Quién puede padecerla?

Con una elevada prevalencia, casi el 80 % de los adultos va a notar algún síntoma a lo largo de su vida, pero no significa que no pueda evitarse. Se debe tener en cuenta que quizás no se sienta dolor ni haya signos aparentes (encía inflamada, sangrante, etc.), por lo que quien la padece no lo sabe. Es otro buen motivo para concertar revisiones periódicas en la consulta del dentista cada seis meses para que pueda identificar el problema y sugerir un tratamiento.